lunes, 9 de mayo de 2016

Lo que me falta

Debe ser un paso arbitrario entre esa acera y esta,
que el semáforo se mantenga en rojo hasta que vengas,
que seas política y yo periodista, tú escritora, yo lector;
que se te caiga la carpeta cuando yo pase sin prisa;
creer en la revolución, en las bibliotecas y la vida.

Creer que se puede creer más allá de en lo que creamos,
convencernos de que puede ser que, que tal vez,
en cualquier momento y lugar, espacio y tiempo,
tú puedes anhelarlo todo y yo tener algo que dar,
que puedo dejar de ser sed para ser agua, o lo inverso.

Puede que sea alguien que abra los ojos
en el preciso instante en el que los estoy mirando,
que no utilice las palabras por si la lluvia,
que no use paraguas por si el silencio,
que no tenga miedo a callar ni a calar.

2 comentarios:

  1. Ese final es genial!!!
    Me gusta tu blog, paseare por él.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de descubrir tu blog por casualidad, más que nada porque te llamas como yo, tocayo. Enhorabuena por tu talento, un saludo desde Sevilla, yo en mi caso también tengo mi blog pero no tiene relación con la poesía o prosa poética, sino con el motociclismo. Enhorabuena y gracias, la poesía es un bien escaso y preciado hoy en día, y más la sensibilidad para producirla.

    ResponderEliminar