viernes, 25 de septiembre de 2015

Todos los miedos

No sé explicar la tristeza
ni definir un beso exacto,
me tiemblan las piernas
y acostumbro a tener frío.

Entiendo las dificultades
de no pensar en producto
y renunciar a exponerse
como configuración de mi tiempo

pero en una sucesión lógica de hechos
tras cinco cervezas y veinte decenas de besos,
cuando nuestra noche rompe el amanecer,
querer más es lo menos que puedo hacerte.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Soporto

No tengo nada que decir,
eso, en ocasiones, es todo:
que a veces no tengo que decir nada
y a ver quién calla esta interioridad.

Este silencio que, sin llenar, ocupa todo;
que, como el trueno, dura menos que su eco,
y transforma las palabras en onomatopeyas
y silencio es sólo una palabra incomprensible.

Decid, quién sana este vacío, quién salva de él.
Quién sabe a ciencia cierta y exacta que
el árbol que se alejó de las malas hierbas
no tuvo en donde echar raíces