martes, 31 de marzo de 2015

Fuera de juego

He pasado todo el día en casa
del móvil al ordenador y vuelta,
cansándome de esperar
un atisbo de vida al que llamar real.

Alguien que diese ganas de más,
pero esas cosas no pasan.
Pasan los minutos y con ellos las horas.
Primavera, dicen.

Puede que el tiempo externo
sea espejo, adversario, del interno.
Allá, en mi tempestad interior
no está bien visto abrir paraguas.

domingo, 22 de marzo de 2015

¿Por qué no?

Coinciden
tus ojos vidriosos y mi voz quebradiza,
se acaban mezclando cuatro de los cinco
sentidos, contrarios, me falta el tacto.

Imaginar futuros contigo es deporte de riesgo.

Es la primera vez que sucede en voz alta
y soñar juntos debe ser lo único mejor
que dormir juntos, peor que cumplirlos.