lunes, 12 de octubre de 2015

Y ahora qué

"Vivo en la generación más desesperada por sentir de la historia". Clara Llamas.

Soy de la generación que censuró el 'no puedo',
el mundo que olvidó de lo que es antesala la pretensión,
la sociedad que no quiere tener zona de confort,
la juventud sin futuro y televisión sin cierre de emisión.

Los de los ciento cuarenta caracteres y carácteres,
los de las crisis emocionales, económicas y de valores,
la adolescencia de la viralidad y madurez infantil
que huyen de nacionalidad y entienden de Gramsci.

Soy de los que se enamoraron una vez y ahora qué,
de una población que en su mayoría es no activa,
no proactiva, reactiva, perseguida por sí misma
y bastante avergonzada de lo que no estamos siendo.

Estoy en el mismo avión en picado que cualquiera,
tengo el mismo vértigo, el mismo grito en el pecho
y si corro en la dirección opuesta al resto
no deja de ser correr en círculos.

Yo tampoco creo en la gravedad cuando me enamoro.

No respeto los límites de velocidad aunque no conduzco,
no tengo ninguna guerra que querer desterrar de mi cabeza
aunque conozco mi arrepentimiento mejor que la palma de mi mano
y entiendo que los recuerdos no son más que síntoma del olvido.

Como toda mi generación sé que podemos hacer algo,
intentar conseguir todo, llegar lejos y a muchos lados,
que podemos hacer historia porque otros la hicieron antes
pero que las raíces no eligen ni garantizan los frutos

y nos quedan muchas expectativas que defraudar, sin defraudarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario