martes, 31 de marzo de 2015

Fuera de juego

He pasado todo el día en casa
del móvil al ordenador y vuelta,
cansándome de esperar
un atisbo de vida al que llamar real.

Alguien que diese ganas de más,
pero esas cosas no pasan.
Pasan los minutos y con ellos las horas.
Primavera, dicen.

Puede que el tiempo externo
sea espejo, adversario, del interno.
Allá, en mi tempestad interior
no está bien visto abrir paraguas.


Fuera de juego.

¿Escribir poesía?
¿Yo?
¿Un martes tarde?

Unos cigarros y un par de monedas,
un libro en el bolsillo y al autobús
corriendo
para parar lejos de esto.

Ir a cualquier sitio
tomar una cerveza e intercambiar
una mirada por cada par de tragos
e irse.

Sin avisar.

No hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario