jueves, 30 de octubre de 2014

Si cambias

Ojalá solo hubiese cambiado yo
pero hasta han cambiado los bancos;
los de la calle, los de siempre,
los que eran tan incómodos
que te sentías como en casa;

por unos individuales
(bastante cómodos, les confieso).