lunes, 5 de mayo de 2014

Casi todas

Disculpa, he perdido casi todas mis certezas.

Querría saber si tú sabes donde se han metido
porque esto ha sucedido más o menos cuando has llegado
(y eres de las persona más descolocadoras que conozco).

Ya sabemos todos que Dios no cierra una puerta sin abrir una ventana
pero, yo, querría saber si cuando abre una ventana cierra una puerta.

Porque de ser así quedarían retratadas todas y cada una de mis seguridades
volando por la ventana arrítmicamente al compás del portazo de tu entrada.

Porque nunca he sido una persona con los por qués claros
siempre he necesitado más paracaídas que para qués.

Quiero saber por qué yo que he vivido siempre entre interrogaciones
tengo la certeza de que no tengo casi certezas,
y ahora que casi todo son incertidumbres
si dices ser paracaídas no quiero ni un para qué.

He perdido casi todas mis certezas,
tú que entras de un portazo y vives descolocando,
¿sabes dónde se han metido?
no quiero volvérmelas a encontrar.