jueves, 30 de octubre de 2014

Si cambias

Ojalá solo hubiese cambiado yo
pero hasta han cambiado los bancos;
los de la calle, los de siempre,
los que eran tan incómodos
que te sentías como en casa;

por unos individuales
(bastante cómodos, les confieso).
Parece ser que va de verdad
que si cambias
también lo hace contigo el mundo.

Pero yo no quería esto.

Señor alcalde,
esta soledad no es la mía.

Devuélvame mis incomodidades
para compartirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario