jueves, 31 de julio de 2014

Bajo tormentas de verano

No compro libros por la portada
ni me fío de contraportadas.

Si las personas son libros,
qué se considera cordura
con trípticos best-seller
y obras maestras en mercadillo.
No me cuentes tu historia,
tu futuro me la está gritando,
no quiero leer contraportadas
que hablen de aviones y tempestades

sin especificar que son de papel
bajo tormentas de verano.

No quiero una portada con el Guernica
y un libro que condene asesinos
simpatizando con otros,
en una guerra nadie muere:

todos son asesinados.

He conocido a personas sin nada que decir,
y esta realidad me ha dolido más que cualquiera,
he conocido a personas sin nada que decir,
y lo peor de todo es que no callaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario