jueves, 27 de febrero de 2014

El favor de vuelta

Hoy en la estación se me acercó una mujer mayor: 
"hijo, usted que es joven, ¿me podría poner en silencio el móvil?".

Gustosamente, incluso, le enseñé como hacerlo,
y ella, muy gustosamente fingió enterarse de cómo debía hacerlo.

Entonces, agradecida se fue; idiota de mí por no pedir el favor de vuelta:
"disculpe señora, usted que es anciana, ¿me podría enseñar a poner en silencio el mundo?".




1 comentario:

  1. Excelente blog, iré leyendo viejas entradas para conocerte mejor. Sin dudas, me suscribo :D. Que tengas excelente día!!

    ResponderEliminar