sábado, 4 de enero de 2014

Para luego huir

Cuando quiere besar
besa
y cuando quiere correr
corre
pero cuando debe estar parado
grita.

Le diagnosticaron no haber crecido

demasiado
seguir teniendo
cara de niño
sueños de niño
voz de niño
ideas de niño, a veces,
que se enamoraba, como un niño,
para luego huir de las musas

pero que

bebía como quien había olvidado sin querer
o quien tenía miedo a recordar
o quien temía recordarla
o quien vivía enreversado.

La cuestión es que siempre la culpa
es
de ella, váyanse a saber quién es ella,
de la que no llega y si llega llega tarde,
o de la poesía.

Los poetas son cobardes
viviendo orgullosos entre excusas,

a las que les gusta la poesía
son unas valientes
aunque siempre lleguen tarde, o no lleguen.

1 comentario:

  1. Existen muchas formas de hacer poesía, y tú tienes tu propia fórmula.
    Y me encanta.
    Y hace mucho que no te comentaba alabando lo que escribes.
    Y hoy es uno de esos días.
    Espero poder volver a leerte pronto. (:

    ResponderEliminar