miércoles, 31 de diciembre de 2014

No tengo propósitos

Es estúpido esto
de celebrar el último día
del último mes de cada año
y no hacerlo con los restantes.

Por ello.

He tatuado en todos mis cuadernos:
"podemos celebrar la vida
todos los días de todos los meses
de lo que serán nuestros años,

sólo hace falta que queramos".

jueves, 30 de octubre de 2014

Si cambias

Ojalá solo hubiese cambiado yo
pero hasta han cambiado los bancos;
los de la calle, los de siempre,
los que eran tan incómodos
que te sentías como en casa;

por unos individuales
(bastante cómodos, les confieso).

viernes, 26 de septiembre de 2014

Por el principio

La primera vez que fui a natación
tenía una edad, un metro y unos centímetros
que casi ni rozaban los dos dígitos.

Había visto a médicos que decían
que mi espalda hacía eses,
que tenía que nadar, como los peces.

Había visto Tiburón y mi madre me dijo
que en la piscina no había ninguno de esos,
y yo me lo creí.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Nosotros igual

Tres tristes tigres no comen trigo de un trigal
privatizado y cercado a los viandantes.

Ellos no entienden mucho de leyes
y mucho menos de robos y propiedades,
ellos solo entienden que tienen hambre
y un inmenso trigal delante
como si del Tártaro se tratase.

jueves, 21 de agosto de 2014

Tener miedo

Tienen miedo,

miedo al por mayor,
miedo al por menor,
miedo rojo, verde, azul,
miedo al rojo,
miedo al azul,
miedo a verte.

jueves, 31 de julio de 2014

Bajo tormentas de verano

No compro libros por la portada
ni me fío de contraportadas.

Si las personas son libros,
qué se considera cordura
con trípticos best-seller
y obras maestras en mercadillo.

sábado, 19 de julio de 2014

Coordenadas copulativas

Os voy a dar mis señas de identidad,
a ver si las traducís a coordenadas
y alguien viene a mí, donde esté, perdido,
y nos encontramos, para perdernos.
A ver si alguien coge mis señas
y mis sueños,
y hace de los mapas cenizas
y de las brújulas cenizas,
y de los localizadores
y de las patrias
y de mis malas compañías
y de sus buenas intenciones
y de mi soledad, sobre todo de esta:
cenizas,

y de mis cenizas, su casa.

jueves, 19 de junio de 2014

Mi política

Tengo gamas de verte;
siempre a un precio vital,
a veces de excelente,
a veces de pésima calidad.

A veces te encuentras lejos
pero me financias dietas y traslados
y otras tan cerca que me deberías pagar la ausencia de respiración.

miércoles, 4 de junio de 2014

No sé si quiero

Apenas tengo tiempo para penas.

Se me han quedado afónicos los folios,
se me han vuelto traslúcidas las ideas brillantes;
dudo, sin duda, más que nunca,
si volveré a escribir a alguien.

domingo, 1 de junio de 2014

Ni una vez

A veces aparece alguien
justo cuando suelto una bocanada de humo
y me dice que mis pulmones se están cerrando
y esas cosas de que me estoy matando
(como si fuese a salir vivo sobreviviendo).

lunes, 5 de mayo de 2014

Casi todas

Disculpa, he perdido casi todas mis certezas.

Querría saber si tú sabes donde se han metido
porque esto ha sucedido más o menos cuando has llegado
(y eres de las persona más descolocadoras que conozco).

Ya sabemos todos que Dios no cierra una puerta sin abrir una ventana
pero, yo, querría saber si cuando abre una ventana cierra una puerta.

Porque de ser así quedarían retratadas todas y cada una de mis seguridades
volando por la ventana arrítmicamente al compás del portazo de tu entrada.

Porque nunca he sido una persona con los por qués claros
siempre he necesitado más paracaídas que para qués.

Quiero saber por qué yo que he vivido siempre entre interrogaciones
tengo la certeza de que no tengo casi certezas,
y ahora que casi todo son incertidumbres
si dices ser paracaídas no quiero ni un para qué.

He perdido casi todas mis certezas,
tú que entras de un portazo y vives descolocando,
¿sabes dónde se han metido?
no quiero volvérmelas a encontrar.

miércoles, 2 de abril de 2014

Los ninguno de los dos

Ninguno de los dos se atrevió a mojarse
y ambos nos empapamos,
fuera hace luna, soleas la noche,
en mí hace tormenta y sequía
a la vez y sin medias tintas.

Suspiro por ser lluvia
en tus días de paraguas
y aspiro a ser el agujero de tus bolsillos
para tus mecheros. Qué le voy a hacer.
Mis sueños siempre han sido, quizás,
demasiado maduros para nuestra edad.

Los casis me suenan a estarde,
nunca es tarde es una mentira imperante,
casi siempre es tarde, vamos con retraso:
ya nos deberíamos estar amando.

miércoles, 19 de marzo de 2014

(Des)equilibrios

Hago equilibrios en cicatrices ajenas,
he pasado más horas en autobuses
intentando entenderme que en amorado
compartiendo viajes rutinariamente emocionantes.

Busco pareja para juegos malabares
que me tire los trastos y me culpe de torpe,
que haga malabares en (mínimo) mil bares,
y sepa más de pesadillas incumplidas
que de sueños por cumplir.

Experta en irracionales, domadora de leones,
enjauladora bestial de bestias libres,
que muestre que la libertad es una compañía,
no un atmósfera inmortal delimitada por lo moral.

Hago equilibrios en cicatrices ajenas,
paso más horas en autobuses
viendo gente subir y bajar sin motivo aparente
que en un espacio inmóvil viendo gente sin apariencia.

Quiero una cuerda floja para hacerme el fuerte,
tragar espadas, soplar fuego, 
ser ilusionista, llevo casi dos décadas siendo iluso
ahora quiero hacer magia.

Doy clases particulares,
soy experto en (des)equilibrios
en cicatrices ajenas,
pero,
esta vez, quedamos en mi herida.

lunes, 10 de marzo de 2014

Solo juntos

Venceremos
con
la rabia ucraniana
el rencor venezolano
la deuda griega
el imperativo coreano
la hipocresía estadounidense
la impasibilidad alemana
la indiferencia española
la desconsideración rusa
el temor egipcio
la desesperación africana
el olvido asiático
el frío oceánico

solo juntos
venceremos
dependientes, como Cataluña,
solos somos vencidos,
y casi nunca lo importante es participar,
y menos ahora,
venga,
vamos a vencernos,
que sino, nos vencerán.

jueves, 27 de febrero de 2014

El favor de vuelta

Hoy en la estación se me acercó una mujer mayor: 
"hijo, usted que es joven, ¿me podría poner en silencio el móvil?".

Gustosamente, incluso, le enseñé como hacerlo,
y ella, muy gustosamente fingió enterarse de cómo debía hacerlo.

Entonces, agradecida se fue; idiota de mí por no pedir el favor de vuelta:
"disculpe señora, usted que es anciana, ¿me podría enseñar a poner en silencio el mundo?".




jueves, 6 de febrero de 2014

Tres inviernos

Me siguen sin salir las cuentas.

En la radio, en la televisión, en la prensa,
en anuncios, mitines, autobuses, maitines,
bares, colegios, burdeles, incluso en sueños
dicen que estamos en senda de recuperación.

Yo no.

Me sigue acusando estar solo entre tanta gente,
que el frío arda si no se puede compartir,
que las noches sean sufribles, madrugadas soportables,
y, joder, otra vez me he vuelto a resistir a malvivir.

Febrero es una torpe continuación de enero,
es cambiar de guionista sin cambiar de historia.

Es un paso de cebra
entre el negro asfalto y el blanco de la nieve
que forman un gris extraño a las seis de la madrugada
con un semáforo, en rojo, que dura tres inviernos.

sábado, 11 de enero de 2014

(La última vez)

Perdona, he estado de viaje,
he saltado otra vez al vacío,
para ello volví a estar en la cumbre
a recordar cuando estuve en la cumbre
y caí, caí otra última vez.

Se que juré no volver a hacerlo
y que no volvería a pensarlo otra vez
y que no volvería a pensarte, otra vez,
pero tú más que nadie sabes
que las promesas se pueden romper.

Quería decirte que me siento orgulloso,
me acordé de ti, solo porque debía decirte
que ya no queda nada de ti en mí,
me acordé solo,
sin ayuda de tu nombre en las señales de tráfico
que me decían que parase
que no podía avanzar sin recordar(te), otra vez.

Podría presumir de volar sin alas
y de disparar sin balas,
de precipitarme y saber amar sin trabas
ahora que te desquiero y ya no existes.

Aunque jode tener que haberme precipitado al vacío
para rencontrarme sin ti,
y solo entonces entender
que nunca estuviste, que nunca fuiste comigo,
y que contigo siempre fue tarde.

Perdona, he estado de viaje,
y me he percatado de que ya estoy bien
sin ti,
y ahora mejor, sin tu recuerdo.

sábado, 4 de enero de 2014

Para luego huir

Cuando quiere besar
besa
y cuando quiere correr
corre
pero cuando debe estar parado
grita.

Le diagnosticaron no haber crecido

demasiado
seguir teniendo
cara de niño
sueños de niño
voz de niño
ideas de niño, a veces,
que se enamoraba, como un niño,
para luego huir de las musas

pero que

bebía como quien había olvidado sin querer
o quien tenía miedo a recordar
o quien temía recordarla
o quien vivía enreversado.

La cuestión es que siempre la culpa
es
de ella, váyanse a saber quién es ella,
de la que no llega y si llega llega tarde,
o de la poesía.

Los poetas son cobardes
viviendo orgullosos entre excusas,

a las que les gusta la poesía
son unas valientes
aunque siempre lleguen tarde, o no lleguen.