martes, 19 de noviembre de 2013

Desastre

Salí del cajón desastre,
buceé en todos los charcos de la ciudad,
ví como se invertían el cielo y el mar
y sobrevivía al diluvio universal.

Perseguí al sol por toda la Tierra,
y enterré al mal humor,
desenterré los malos tragos
(ahora solo bebo buena cerveza).

Salí del cajón desastre,
aunque no se a dónde he ido,
así que pregunta por mí en objetos perdidos
y ven a rescatarme.

Ve, ven y vence, vénceme,
sácame del mundo de los cuerdos,
que está bien la cerveza entre recuerdos
pero prefiero un desastre compartido,

(quiero un desastre que me justifique
las ausencias en horas de sueño,
a quien atribuir mis ojeras
y donar mis lunes en blanco y negro
para que los coloree saliéndose
de cualquier margen establecido).

No hay comentarios:

Publicar un comentario