sábado, 4 de mayo de 2013

Contraste

Hoy iba a abrir el cuaderno por donde lo dejé
la última vez, con un párrafo a medias,
con la rima ausente y cabreado por no acabar
de matar a la idea, de asediar a la inspiración.

La canción que no acaba, y menos mal,
la voz que desafina pero da igual,
el ritmo que da las pautas y tiempos
para que todo vaya según lo visto, nada previsto.

No te alteres cuando todo se tuerce,
si todo fuese recto no conoceríamos las afueras,
los márgenes estarían limpios y la basura vacía,
el bolígrafo como nuevo, la mente intranquila.

El café se enfría, el azúcar se disuelve,
no se ha ido el sol y los árboles ya tiritan de frío,
las hojas se han atado a los árboles y nadie las desahucia,
ajetreado por las mañanas, luchando por el mañana.

Los árboles agarran el cielo pero no pueden sujetar la lluvia,
el suelo arde como si el sol se incrustase en la tierra,
el contraste del tiempo nos refleja, personas complejas
que se piensan simples para no complicarse.

La gente que ladra, los animales que hablan,
insinúan sonidos y los llaman palabras,
hablablablamos de más sabiendo de menos.

El sueño que agoniza
cuando nace el aura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario