lunes, 31 de diciembre de 2012

Día a día

Nunca lo he entendido, nunca,
como no saben vivir el día a día
y de todo se quejan y protestan,
porque no quieren vivir con intensidad.

Con intensidad de verdad vivo yo,
hoy es un día tan especial como ayer,
mañana será tan especial como ayer,
no será lo mismo, porque ningún día es el mismo.

Cada momento es único,
no creo en el futuro, por si no llega,
no creo que el tiempo de la experiencia,
creo que la experiencia es el fruto de lo vivido en el tiempo.

Trata cada día como se merece,
merécete cada día, es un regalo,
felicitate a cada instante por ser,
por estar siendo sin pararte.

Se tranquilo, un kilo de optimismo
para los domingos por la tarde
para los inviernos y depresiones,
aprende a saltar para los bajones.

No puedo destacar un momento
porque todo ha sido único,
cada persona ha sido única
cada segundo irremplazable.

Los pasos calmados, la vida en verso,
cada gesto con cariño, cada palabra cuidada,
cada meta conseguida no es más que otra motivación
para seguir haciendo lo más corriente lo más especial, sin correr.

Dicen: "Mañana será otro día. mañana cambiaré"
Yo digo: "Res non verba", se que no se perder el tiempo,
no se como se pierde el tiempo, como puedes poner mala cara
a un nuevo día, que te espera, que se irá y no sabrá volver. 

El año pasado para acabar compartí con vosotros mis "Andanzas y porvenires" para contar un brevemente lo que había hecho respecto a la escritura ese año y todo lo que tenía en mente en este agonizante ya 2012.
Este año había pensado lo mismo, pero ayer me coniencié para no hacerlo, por eso lo que os he dejado hoy ha sido algo un tanto más optimista a lo que estoy viendo en el mundo, ¿sabéis? yo no creo en ciclos temporales, no creo que todo tenga que tener un principio y un final. Creo que es hipócrita haberse quejado día a día este año, haber agrandado los problemas en vez de dejarse la piel buscando soluciones y llegar el día 31 y autoconvencerse de que no has perdido el tiempo, que no ha sido un error dejarse ir los días. Tampoco creo que haga falta quedarse parada lamentándose del tiempo que ya se fue, todo tiene solución.
Yo personalmente cuando me encuentro pasivo, sin saber que hacer pienso "Llegó la hora de pasar de pasar", con juegos de palabras es más divertido superarse, y entonces se acabó eso de quejarse, de ser negativo, llegó la hora de cambiarme lo que quiero ver cambiado en el mundo. Nunca dejaremos de crecer.
Sobre mi año no tengo más que decir que ha sido genial, genial en todo, creo que no hay ni un solo día por muy horrible, monótono, triste, aburrido... que me encontrase en ese momento no sería capaz de cambiarlo por otro. 
Ya conté que por fin recité, pues hace escasos días recité de nuevo, y aprendí un montón. Ahora mismo me veo inmerso en varios proyectos que se encuentran en buen camino y estoy muy ilusionado con ello, más que ilusionado entregado, en cada texto y cada proyecto que se me presenta o empiezo veo una manera nueva para no parar de hacer lo que me gusta, cansa y alienta: poder compartir.
Otro año más pudiendo compartir un año más con vosotros por internet, otro año más como aliciente para seguir dándolo todo en todo.

Muchas gracias por todo a todos. Sois grandes.
Feliz 2013
Un abrazo.

Este vagabundo que de amar sabe poco pero de odiar sabe menos.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Navidad es

¿Qué es navidad? Navidad es el nacimiento del niño,
la lotería en la tele, las cenas, las luces,
la gente que dice que no cree en nada felicitándose porque Dios nace
aunque a esos les faltan las luces.

Navidad es el invierno, es el frío, la nieve, un buen tiempo pese al mal clima,
Navidad son rencuentros, Madrid abarrotado, es un intento de mejorar,
ser mejores personas, más vivos, más niños, porque somos niños,
que ponen el árbol, las luces, el Belén, hasta la mula y el buey.

Todo son buenas noticias, ¡porque es navidad!
viene mamá, papá, los primos, los tíos, aunque también los suegros,
pero ese es otro cantar, ¡cantar! como los niños villancicos,
que si fun fun fun, que si campanas y campanas por aquí y por allá.

¡Que no callan! En los colegios, en casa, en la cena, en la tele todos cantan.
¿En la tele? hay películas a todas horas, de amor, de bondad,
películas de estás que mil veces has visto pero te da igual,
si es que ni Dickens podría imaginar cuantas veces iban a contar su cuento.

Hasta la publicidad se vuelve buena, si es que podemos mejorar,
hay razones para creer, razones para soñar nos dicen, yo no lo entiendo
si solo quieren darnos razones para gastar, gastar y gastar,
no parar de gastar donde tan solo hay necesidad de lo que no se puede comprar.

Un verso ejemplar es olvidar los problemas,
recordar que podemos ser felices sin nada más que ilusión,
que los pequeños gestos son los más grandes esfuerzos
que en los tiempos que estamos, sin grandes cenas ni regalos, sigue siendo navidad.

Veo un mundo pesimista que no sabe que hacer,
que sin rumbo no sabe como actuar y es normal
que nos deformen día a día la realidad,
pero en tiempos de guerra es más necesaria la esperanza que el cubrir tus espaldas.

La vida sigue risueña, sonriente, no para de reír
aunque haya tantos humanos que solo piensen en huir,
yo soy de los altos el bajo, de los que no están solos,
de los pobres en bienes,  pero mi bien son palabras y el más rico soy yo.

Hoy paseo por la ciudad que me da la vida, la de la gente con prisas,
y no hago otra cosa que preguntarme cual de las siete estrellas de su bandera
es la que siguen esos reyes tan majos que les caen bien hasta a los republicanos,
para traer la ilusión a mi barrio ya desamparado de materiales, necesitado de valores.

Hoy podría hablar y hablar de la manipulación mediática
de las injusticias no demandadas,
pero hoy solo quiero esperanza
como la del niño de sonrisa ágil e inocente mirada.

Que no se olvida de que es feliz la Navidad
aunque tampoco haya conocido los problemas.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Firme

No me pierdo por quererlo,
no me pierdo por deber,
 no se me cruzan los cables,
no soy una máquina, ni uno más.

Tampoco soy el que más da,
pero tampoco el que menos debe,
quizás solo quizás puedo por querer
ser el que afirme mediante negaciones.

No creas a quien te diga que dejes de creer,
no perdáis la fe, porque es lo que sustenta,
demasiadas promesas se cimentaron sobre arena
que el viento deformó, que el agua se llevó.

Se fuerte, firme, constante ante cualquier pero,
con estilo, hablo de estilos de vida, convicción,
no creo en estilos de vista, de vestir ni parecer,
pues si cada persona es un mundo nubes son apariencias.

No quiero ser un ente abstracto,
 tan solo hacerme un hueco en tu mente
y de allí ya no moverme, echar raíces
hacernos fuertes, cada vez más fuertes.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Intratable

Hombre intratable
de casta y coraje
que nadie te puede,
¡que no te conoces!

Aunque te hagas el fuerte,
aunque te crean por fuerte,
aunque te mientas y convenzas,
seguirás siendo un hombre.

Sí, seguirás siendo un hombre
que quiere verdades,
tan solo quieres verdades,
y esto, hombre, es inmutable.

Si el conocimiento es poder,
si en la ignorancia está la felicidad,
¡triste y desdichado el poderoso!
feliz el que no quiere saber más de la cuenta.

Hombre perdido entre tanto ruido,
que olvida y huye de lo que ha conocido,
hombre perdido entre tanto ruido,
que dejó de pensar y se contenta sin ser el mismo.

El que calla otorga,
y yo te prefiero de poco callar,
y yo soy de poco callar,
pero no te preocupes de otorgar si es verdad.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Importante

Será que algo es importante
cuando sin ello no podemos vivir,
será que algo es imprescindible
cuando con ello somos nosotros.

Nos vamos tropezando
como buenos humanos,
aunque solo se levanten
los que quieren ser de verdad.

Será importante el caer, creo yo,
que sin caernos no somos tan humanos,
aunque creo que es imprescindible levantarse
para admitir que de verdad somos personas.

Únicos, admirables, inigualables,
aunque a veces ingenuos por querer que nos crean,
por querer queremos tanto que hacemos tan poco,
tan poco que no sabemos bien a veces lo que queremos.

Nos distraemos, no nos entendemos, nos perdemos,
¡pero es lo divertido de los problemas!
que todos, sin excepción, tienen solución,
aunque a veces queremos tanto que hacemos tan poco.

Así que ya procuro caer la mitad y levantar el doble,
para que tus caídas te pesen menos,
para que mis caídas no te arrastren tanto.

que ya erré y también cambié.