sábado, 9 de junio de 2012

Desahoga

Por si perdiste demasiado el tiempo,
siempre la culpa es del tiempo.
El segundero que no para de correr
justo cuando no sabes donde ir.

Por el susto de cuando encuentras,
a fin de cuentas, siempre estuvimos,
al igual que las miradas, perdidos,
al igual que las ideas que se escapan.

Justo cuando no sabes donde ir,
estás, donde no sabes saber
ni falta que te hace, para saber
ya se ser yo, que no es fácil.

Ya perdí las ganas de perder.
Gané bastante al jugar
con las palabras, y mi ser
al ahogarme en desahogos.

Me peleé conmigo mismo,
y aún me queda medio mundo.
Trincheras en mi cuaderno,
por si el tiempo quiere correr.

¿La vida? Risueña
No para de reir, todo el rato.
Aunque muchos olvidaron
sonreir entre compases.

Allá ellos, nosotros aquí.
Ya no estamos tan perdidos,
aprendiendo a vivir estamos
entre sueños y no tan sueños.

Aprendimos ya a parar el tiempo,
aunque a veces cueste, por si acaso,
tengo litros y más litros
de optimismo en forma de tinta.

Por el pesimismo, tú mismo
Optimiza optimismos

1 comentario:

  1. "Optimiza optimismos" Me encanta; tenía que decirlo.

    ResponderEliminar