sábado, 16 de junio de 2012

Aún queda

Cuanto derroche de vida
en tus ojos y en miradas.
La primavera se consume,
queda el humo y la nostalgia.

Veo lo que veis, pero siempre,
porque siempre está el pero,
el pero de la inspiración siempre,
siempre gritando, desacordando.

Mi desacuerdo con el mundo,
con el mundo y con sus bailes,
él andando en una dirección
mientras yo corro en la contraria.

Por ser, seré, viviré,
en las hojas de mi arrancadas
que persistirán siempre,
hasta cuando yo no pueda más.

Por si no me queda tanta cuerda,
ya sabes, nada pasa cuando esperas.
Así que menos quejas, menos gritos,
menos rendirse ante lo no vivido.

Por si alguna vez defraudo,
y tampoco me queda tanta cuerda.
Acordaremos que por poder pueda,
acabarse la tinta, pero jamás las ideas.

Todo lo que dices
solo te lo puede quitar el viento.
Todo lo que haces
solo te lo puede quitar el tiempo.

Ya que todo lo que escribes
solo puedes demostrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario