domingo, 6 de marzo de 2011

Casi.

Es tan lógico 
como un grito pidiendo silencio.
Es tan tangible
como las nubes.
Es tan comprensible
como escuchar la música de un papel.
Tan inteligente 
como estancarse en un instante.
Tan certero
como creer en lo eterno de una sonrisa.
Tan necesario 
como la esperanza en tiempos de guerra.
Es requerido
por reyes, mendigos e incluso asesinos...
Es un silencio
Es la falta de cordura
Es poesía en cada letra que el boligrafo pisa
Es un yo
Es un nosotros
Es un ellos
Es el oxígeno de un suspiro agónico
Esque mañana habrá un nuevo sol.
Esperemos que ganas
Esperemos que oportunidad
Esperemos que solamente... prosiga el instante.
Tengan el sentido.
Necesiten el sin sentido.
Y habrá poesía.


Solo escucho...
Estoy harto
Estoy harto
Necesito
Requiero
¿Por qué las cosas no cambian?
Por qué los gritos no cesan
Por qué aborrezco el segundo tras segundo
Por qué si aquí va mal, no te preocupes, que allí también.
Abre la ventana joder
Que estoy harto de oscuridad.
Da al play
Que quiero silencio
Que solo quiero
Dejar de querer.
Que eso significará un simple y agradable...
Ya está.

Afónico, que no mudo.
Y que más darán los calcetines desparejados, si es lo que nadie ve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario